¿Por qué está seca la nariz de tu gato?

Es una creencia común que un gato sano tiene una nariz fría y húmeda. Muchas personas creen que una nariz cálida o seca en los gatos es un signo de un problema. Si la nariz de su gato está seca o tibia, ¿significa esto que hay algo mal? La respuesta corta es no. No es posible usar la nariz de su gato para determinar su salud general. Puede ser normal que la nariz de un gato esté húmeda, seca o tibia o fría. Sin embargo, hay ciertas condiciones que pueden afectar la nariz de un gato.

Your Cat’s Nose

Probablemente estés acostumbrado a que la nariz de tu gato esté fría y húmeda cuando interactúes con él. Esto se debe a que los gatos se lamen la nariz por instinto y tienen secreciones normales desde la superficie de la nariz. Una nariz mojada mejora el sentido del olfato de un gato y ayuda a determinar la dirección de donde provienen los olores.

Es un mito comúnmente repetido que los perros y los gatos están sanos si tienen narices frías y húmedas y no son saludables si sus narices están secas o calientes. Como muchos mitos, el origen de este no se conoce del todo, pero se cita comúnmente como motivo de preocupación entre los propietarios. Una teoría es que puede haber comenzado en un momento en que Canine Distemper era común ya que un síntoma de Distemper es la hiperqueratosis (engrosamiento) de la nariz y las almohadillas que pueden hacer que aparezcan seco y agrietado. Cuando Distemper estaba más extendido, una nariz fría y húmeda puede haberse considerado una buena señal de que el perro no tenía Distemper y esto también podría haberse generalizado a los gatos. Si bien hay un virus felino llamado Panleukopenia al que algunas personas se refieren como Feline Distemper, es causado por un virus diferente y generalmente no causa el mismo engrosamiento de la nariz o las almohadillas de los pies. En cualquier caso, estas enfermedades son mucho menos comunes hoy en día gracias a las vacunas.

Por qué la nariz de un gato puede ser seca o cálida

Es normal que un gato que acaba de despertarse tenga la nariz seca. Esto es simplemente porque el gato no se estaba lamiendo la nariz mientras dormía. Además, la nariz de un gato puede estar tibia o seca si el gato estaba tumbado al sol, cerca de una fuente de calor, o al lado de un ventilador o una ventilación de aire.

Si tiene un gato generalmente sano con una nariz cálida o seca, probablemente no haya nada de qué preocuparse. Verifique para asegurarse de que la nariz no esté escamosa, crujiente, cruda, hinchada o que esté exudando. Si la piel de la nariz se ve normal y su gato está actuando como él, entonces todo debería estar bien

A veces, se observa una nariz seca o tibia junto con otros signos de enfermedad, como vómitos, diarrea, letargo, fiebre, disminución del apetito u otros. Asegúrese de contactar a su veterinario si nota signos anormales, independientemente de cómo se sienta la nariz de su gato.

Problemas de nariz en gatos

La nariz de su gato puede ser anormal si nota descamación, costras, hinchazón, enrojecimiento, secreción, sangrado o crecimientos anormales. Asegúrese de contactar a su veterinario si nota algún problema nasal con su gato. Hay varias razones médicas potenciales para que la nariz de un gato no sea saludable.

Enfermedad respiratoria

Las infecciones respiratorias superiores (URI) son bastante comunes en los gatos. Los URI y otros problemas respiratorios pueden causar enrojecimiento y costra de la nariz, así como secreción nasal, hinchazón, congestión y estornudos. Las afecciones respiratorias también pueden hacer que los gatos pierdan el apetito y se vuelvan letárgicos.

Hay muchos tipos de enfermedades respiratorias que pueden afectar a los gatos. Algunos son leves y se van solos, pero otros requieren atención veterinaria. Muchas enfermedades respiratorias son incluso contagiosas para otros gatos. Póngase en contacto con su veterinario si su gato experimenta síntomas de una enfermedad respiratoria.

Deshidratación

Un gato deshidratado a menudo tendrá una nariz seca. Sin embargo, la deshidratación generalmente se acompaña de otros signos de enfermedad, como letargo y pérdida de apetito. No asuma que la nariz seca de su gato está relacionada con la deshidratación si de otra manera está actuando de manera normal, pero tampoco lo ignore por completo. Si su gato tiene la nariz seca constantemente durante un día o dos y también parece enfermo, incluso comer y beber menos de lo habitual, comuníquese con su veterinario para obtener asesoramiento.

Problemas de la piel

Varias afecciones de la piel pueden afectar las narices de los gatos. Pemphigus foliaceus es una enfermedad autoinmune rara pero grave que hace que aparezcan lesiones crujientes en la piel, especialmente en la cara y las patas. Las afecciones cutáneas menos graves que pueden afectar la nariz incluyen infecciones fúngicas o bacterianas y dermatitis alérgica. Cualquier apariencia anormal en la nariz de su gato garantiza una visita al veterinario.

Daño solar

Al igual que las personas, los gatos pueden quemarse con el sol. Muchos gatos disfrutan descansando al sol. La exposición prolongada al sol puede causar quemaduras solares, lo que lleva al enrojecimiento, sequedad, costras o descamación de la nariz. Con el tiempo, el daño causado por los rayos UV puede causar cambios en los pigmentos e incluso cáncer de piel. Póngase en contacto con su veterinario si cree que la nariz de su gato se ha visto afectada por el daño solar.

Trauma

Los gatos pueden lesionarse fácilmente mientras exploran sus entornos. Los gatos al aire libre tienen más riesgo de sufrir lesiones en general, incluso ser atropellados por un automóvil, atacados por otro animal o heridos en una caída. También están expuestos a toxinas, mal tiempo y terreno accidentado, cualquiera de los cuales puede causar lesiones. Tanto los gatos interiores como los exteriores pueden experimentar picaduras de insectos, quemaduras. u otros accidentes desafortunados. Puede notar la aparición repentina de enrojecimiento, protuberancias, hinchazón, sangrado o secreción de la nariz. Asegúrese de contactar a su veterinario si nota alguno de estos signos en su gato.

Cáncer

Varios tipos de cáncer pueden ocurrir en gatos. Algunos de estos incluso pueden afectar la nariz de un gato, incluidos el linfoma, los sarcomas y los carcinomas. Es importante ver a su veterinario de inmediato si hay un problema nasal repentino e inexplicable en su gato. Incluso se pueden detectar pequeños cambios durante los exámenes de bienestar de rutina, así que asegúrese de llevar a su gato a chequeos anuales o semestrales según lo recomendado por su veterinario.

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar